4 oct. 2014

Genocidio del Sahara


El abogado y presidente de la APDHE Manuel Olle, hace un análisis que revela el sangrante caso del Sahara. Denuncia el genocidio sufrido por el pueblo saharaui a manos del ejército marroquí. “Esta causa desvela los asesinatos, detenciones ilegales y desapariciones forzosas que los saharauis han sufrido, desde que en 1975 España abandonara el territorio”.

El 26 de febrero de 1976 en que salía el último soldado español del cuartel general de El Aaiún, después del ominoso desenlace de los acontecimientos de La Marcha Verde en noviembre del año anterior, el ejército marroquí tomó el relevo. Los saharauis, ciudadanos españoles, muchos de ellos funcionarios del estado español, con carnet y documentos oficiales españoles, fueron abandonados a su suerte por el gobierno español.

Su suerte no pudo ser otra que ser víctimas de una operación de exterminio de la población española con la indiferencia y la culpabilidad de España que era la nación encargada por la ONU de administrar la descolonización del territorio. La resolución de la organización internacional de convocar un referéndum de autodeterminación fue reiteradamente burlada por Marruecos con el consentimiento de España, de Francia y de toda la comunidad internacional hasta el día de hoy, casi cuarenta años después.


Dos generaciones de saharauis no han conocido otra vida que la de refugiados en campamentos cuyas condiciones, pese a la dignidad con que la asumen, son de constante humillación y carencias. Sueñan con que llegue el día en que la justicia universal se imponga y puedan alojarse finalmente en su hermosa tierra. Aunque los intereses de Marruecos y los cómplices equilibrios estratégicos, diplomáticos y económicos de las naciones implicadas se lo sigan poniendo casi imposible.


Quien quiera conocer con más detalle el análisis de las atrocidades cometidas contra este pueblo puede ver este breve vídeo: http://www.publico.es/publico-tv/program/67/video/213354/capitulo-8-el-genocidio-del-sahara-articulo-23

3 comentarios:

  1. Excelente entrada exponiendo la lacerante situación de exterminio que vive el pueblo saharaui desde que España lo abandonó a su suerte en el último cuarto del pasado siglo y que los sucesivos gobiernos, hasta hoy, están contribuyendo, solapadamente, a mantener.
    Este proceso de aniquilamiento empezó, para más agravante, incluso antes de la partida de España (se hallaron en una fosa cuerpos del 12 y 13 de febrero del 76, cuando todavía no había salido el último soldado español del territorio) y prosigue aún.
    En los territorios ocupados (por Marruecos) se están inventando delitos y fabricando pruebas inculpatorias a personas saharauis (les estorban para la usurpación de las riquezas del territorio y los tejemanejes de la diplomacia internacional).
    Recientemente se ha hecho un gran alarde para repatriar a dos sacerdotes contagiados de Ébola porque “eran españoles”. No puedo evitar la comparación: ¿No eran también españoles, con documentación española, los que han sido abandonados a su suerte y se les condena a un genocidio seguro?
    Cierto que hay otros países implicados en el tema saharaui (Marruecos, Francia…) pero España es la “Potencia Administradora”, la que tiene que dar la cara, no esconderse cobarde y traicioneramente.
    Me niego a decir, sin más, con Cánovas que, español es el que no puede ser otra cosa,8suena a resignación) porque pienso que l@s español@s tenemos que luchar para que las cosas cambien, para conseguir una Justicia Universal, un mundo más solidario y mejor y UNIDOS…..
    ¡SÍ SE PUEDE!!

    ResponderEliminar
  2. Excelente entrada y estupendo comentario de Alondra. De nuevo vuelve a aparecer el tema de los olvidados, aquellos que necesitan que el resto del mundo se comprometa para que no se sigan hundiendo. Este caso del Sáhara y los saharauis nos toca si cabe más de cerca, porque estamos tristemente implicados desde el principio. Es posible cambiar la situación. Necesitamos gente comprometida, pero lo primero es ser consciente de las cosas, de lo que está pasando. Juntos podremos empezar a cambiar esta triste realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, vuestros comentarios aportan importantes datos y reflexiones que completan la visión de un problema que suele olvidarse o, peor aún, se oculta sistemáticamente a la opinión pública. Así la ciudadanía desinformada o engañada no podrá ejercer su derecho a exigir justicia universal para que se cumplan las resoluciones de la ONU y no se desvíe la comunidad internacional del objetivo que marca la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

      Eliminar