22 dic. 2011

Orfeón de sabores y lágrimas

Hoy siento que Córdoba Abierta La Pizarra de Pepe está siendo una realidad: comienza a abrirse a las personas de buena voluntad.
Carmen me pide sorprender a sus compañeras y compañeros, tan unidos por el canto y la amistad, publicando en el blog un sentido poema elegíaco que descargue las emociones contenidas durante los últimos meses.
En estos días navideños se reúnen en fraternal ágape los miembros del Orfeón Cajasur. El regocijo del encuentro se ve este año ensombrecido por una dolorosa ausencia. Carmen ha querido y ha sabido expresarlo en este bello poema:

A Mª Nieves Urcelay

Cuando se truncó tu vida
quizá nadie lo esperaba,
pero nunca olvidaremos
el ejemplo que nos dabas.

Era digno de admirar
tu contagiosa alegría,
simplemente, para ti,
la tristeza no existía.

Tu actitud nos levantaba
el ánimo diariamente,
con tu sincera sonrisa,
aunque riñera Clemente.

Tu espíritu, siempre inquieto,
te llevaba a conocer
los lugares más diversos.
Tu curiosidad surcaba
mares de ilusión y sueños.

Y cansada de viajar
por este mísero suelo,
te fuiste para explorar
hasta el mismísimo Cielo.

A veces, cuando cantamos,
nos parece oír tu voz,
que la tenemos grabada
muy dentro del corazón.

Miramos hacia tu sitio
pero tú, allí no estás,
porque ahora perteneces
al gran coro celestial.

 Carmen M. C. - Córdoba 21-12-2011



Aún no se habían recuperado de las emociones cuando se dirigían al hospital Reina Sofía para actuar en un concierto de Navidad en agradecimiento a los donantes de órganos. Lo hacían con entusiasmo, con ilusión, con generosidad, sin ánimo de lucro y sin menoscabo de las arcas de Cajasur, dirigidos por Clemente Mata, el alma del Orfeón, sin el que ese grupo humano se vería huérfano y desorientado.


Pensamos que siendo en estas ventajosas condiciones, además de ejemplo de dedicación sin reservas, un espléndido estandarte cultural y musical, la Entidad mimará y prolongará tanto la labor del director como la vida del Orfeón durante muchos años para prestigio de Córdoba y para disfrute de los que tengan el privilegio de asistir a sus conciertos.

10 dic. 2011

Las desigualdades sociales en Córdoba

Hoy, día 10 de diciembre de 2011, se cumplen sesenta y tres años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Uno de los derechos fundamentales es el de la educación. Estos artículos están relacionados con los derechos sociales, económicos y culturales:

Artículo 22
Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Artículo 26
1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada…
2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos...

Nuestra Constitución "garantiza" una educación integral, universal, gratuita y obligatoria para todos los ciudadanos. Y las sucesivas leyes del sistema educativo pretenden el mismo objetivo. Pero la realidad demuestra que la educación sigue discriminando a los que parten desde peores situaciones socio-económicas. En esta hora de crisis y tribulaciones globales, ¿quién se ocupa de que se cumplan los derechos humanos en los que siempre lo pasan mal en nuestras ciudades?


  LOS DESAMPARADOS  

Brutal lenguaje de puños armados,
alevines de Caín inconscientes,
reflejan sus pupilas relucientes
infiernos de sus lechos calcinados.

Asoman cada día repeinados,
con efímera tregua entre los dientes
y con sus mudas caras inocentes
te piden el milagro confiados

Cambias pedagogía por ternura,
desterrando el amargo desaliento
y se llena de magia la mañana.

El aula se te inunda de frescura
y buscas desconfiado del momento
si un ángel te ayudó por la ventana.
                                                 JCH. 2000


La situación de extrema pobreza de los barrios marginados supone vidas destrozadas por el dolor y el sufrimiento diario; soportan la adversidad con increíble resignación; y, como en tantas ocasiones, es la mujer –con frecuencia más dócil– la que, con increíble resistencia, afronta su destino en la más absoluta soledad. Personas humildes padecen con demasiada frecuencia toda clase de humillaciones por parte de familiares y vecinos, especialmente violentos, con trastornos de la conducta, afectados por la drogadicción o que, en su caso, no han podido superar su situación de maltratados por la sociedad, convirtiéndose a su vez en maltratadores.
Aunque esté presente la delincuencia, esta no es la forma habitual de resolver los problemas de la mayoría de los habitantes de estas barriadas. Con la minoría violenta  conviven gentes honradas que aceptan resignadas su mala suerte. Las situaciones de extrema dificultad para la promoción personal no determinan el futuro de todos. Lo prueban los muchos casos de individuos que lo han conseguido, probablemente porque ellos sí encontraron su oportunidad de “escapar” del entorno, aunque, por lo común, sin influir para que las condiciones del barrio mejoren.