10 ago. 2014

Acampada Dignidad Rey Heredia


Varias veces he contado lo que significa el Rey Heredia. La última vez lo hice con el título “El espíritu del Rey Heredia” (consultar el enlace). Ahora que avanza el verano, el Centro sigue activo gracias a la voluntad de muchas personas solidarias, pese a los empeños de las autoridades municipales en cerrarlo. Merece la pena que lean el texto integro que ofrezco a continuación, obra de los portavoces del Centro Social. Este es su testimonio:

«Rafael Juan Ruiz y Rosa Pineda
Portavoces de la Acampada Dignidad

Durante los 10 últimos meses, en el Centro Social Rey Heredia el número de personas usuarias ha ido en aumento. A pesar de las dificultades planteadas por aquellos que deberían facilitarnos la vida, cien personas de media han podido, al menos, hacer una comida al día. A cambio han puesto su lucha contra los recortes, su rebeldía contra los políticos y sus políticas injustas. Y mucho trabajo.

También durante los últimos diez meses, a pesar de no tener un euro, se ha mantenido una escuela de apoyo libre, laica, igualitaria, educativa en valores como la solidaridad, la amistad, el compañerismo. Los niños y niñas del Rey Heredia, como ya se le conocen, han podido tener un refuerzo escolar que sus padres no podían permitirse. A pesar de las instituciones, de los recortes, la educación libre ha sido posible. Todo ello ha culminado con una Escuela de Verano con 50 niños y niñas que, además de tener dos horas de estudio, han podido aprender alfarería, cocina, trabajo en huerto, lectura, malabarismos, música, etc. Se traían su botellita de agua (porque el alcalde se la niega), se les proporcionaba el desayuno, y… ¡a divertirse y aprender!

Durante los diez últimos meses unos cien colectivos de toda la ciudad se han podido reunir en un sitio agradable, debatir sobre cultura, ecología, juventud, política, sindicalismo,… Es decir, todo lo contrario a lo que la sociedad empuja a sus habitantes: cotilleos, peleas de patio de malos vecinos, violencia, fútbol, toros y procesiones.

Durante estos diez meses, una preciosa biblioteca que tiene ya más de 5.000 libros y que no hacemos más que ampliar, es el punto de encuentro de profesoras y alumnos, de gentes que simplemente quieren hacer una lectura, o estudiar o pedir prestado un libro. Incluso se pueden llevar para ellos alguno.

A pesar de que la información que tenemos huye de lo local, de lo cercano, de dar la voz a los colectivos sociales que trabajan con las gentes que peor lo están pasando; a pesar de no tener un euro, Radio Dignidad lleva siete meses emitiendo. Y lo hará mañana y tarde a partir de septiembre.

Todo ello, gracias a las aportaciones solidarias de los y las cordobesas (también de gente de fuera, incluso extranjeros que entraban al pasar por La Calahorra y quedaban maravillados)

Cuando media España estaba viendo el primer partido del mundial de “los nuestros” (esos que son tan “nuestros” que ni siquiera tributan aquí), 400 personas estaban en el Rey Heredia escuchando poesía. U otras 300 llenaban el patio del colegio en otro certamen de versos.

Teatro, música, payasos, cine. El Centro Social Rey Heredia se ha llenado cada vez que se han hecho actos de este tipo, con protagonistas prácticamente anónimos, cuando no eran los mismos usuarios y usuarias, quienes han descubierto que su situación no solo da para algo más que para estar deprimidos, sino que es reversible mediante la lucha.
Mientras, el alcalde y sus secuaces, los y las concejales, han actuado con saña para eliminar este “mal ejemplo” para su sociedad de corrupción, de expolio a los trabajadores, de acumulación de riqueza en los mismos de siempre. De despilfarro en suntuosidad y en proyectos que solo implican eso, corrupción, conveniencia de intereses, apoyos a cambio de favores. De dedicar el dinero para lo que la gente no necesita. Y, para eliminarnos, nos llevan a los tribunales (está claro que, al contrario que el vicepresidente del Santander, a quien el Gobierno indultó, estos peligrosos delincuentes de la Acampada Dignidad deberán pagar sus pecados), nos cortan la luz y el agua, hasta extremos cómicos e indecentes, como destrozar tuberías para evitar que nos enganchemos, nos echan de los plenos donde vamos a quejarnos, no atienden nuestras llamadas al diálogo. O denuncian ante Sanidad nuestro comedor social.

Mientras tanto la Acampada Dignidad y el Centro Social Rey Heredia son continuamente noticia a nivel nacional en las cadenas de televisión. Eso a pesar de que el señor Alcalde hace todo lo posible para que no sea así. La Sexta, Cuatro, Canal Sur, Telecinco. Incluso "su" TVE han destacado y ponderado lo que se hace en el Rey Heredia, y, sobre todo, no entienden la persecución de Nieto a gente pacífica y solidaria. En lo local Radio Córdoba nos nombró colectivo del año 2013. Personajes de distintas sensibilidades, destacados en la lucha desde el activismo pacífico como Karin Jahangabloo [Ramin Jahanbegloo], o escritores como Pérez Azaustre, o periodistas, profesores universitarios y gente de todos los ámbitos han dedicado tribunas públicas de apoyo al Centro Social Rey Heredia. Y, lo más importante, el apoyo del pueblo: 1.100 pancartas fueron colocadas en la ciudad exigiendo que no se cerrara el Rey Heredia. Cien colectivos y 8.000 personas se adhirieron a la campaña "No al cierre del Rey Heredia". Los barrios del Sector Sur, del Campo de la Verdad, del Guadalquivir han demostrado todo lo que tenían que demostrar: premio de la Vecindad al Colectivo Solidario, continuas aportaciones de los pequeños comercios, de los vecinos y vecinas en forma de comida, agua, dinero, etc., etc. Lo del fin de semana pasado puede servir de muestra más que esos sondeos que pagan los partidos políticos y que ya sabemos que intentan (y casi siempre lo consiguen) crear opinión. Un grupo de personas, a las que les tocan 30.000 euros en los cupones, lo primero que dicen a la prensa es que les servirán para ayudar al Rey Heredia, y aprovechan para criticar la persecución de Nieto y para dejar claro que lo que allí se ha hecho no tiene ya vuelta atrás. Que el barrio es impensable ya sin el Rey Heredia.

Entre los activistas, visitantes, transeúntes hay mucha, muchísima gente que votó a Nieto. Ya nos lo han dicho: "no votamos al PP en las europeas y no votaremos a Nieto en las municipales". ¡Y no será porque vaya a cumplir su promesa de no presentarse si había más paro en Córdoba!»


Publicado por Prometeo.


3 comentarios:

  1. Muy buena entrada insistiendo, una vez más, en la extraordinaria labor que se viene desarrollando en el Rey Heredia.
    Estas acciones hay que expandirlas y pregonarlas a los cuatro vientos porque son un ejemplo evidente y locuaz de lo que, con voluntad de trabajo y solidaridad, puede conseguirse.
    Me parece estupendo que esta entrada exponga el testimonio completo de los portavoces de la Acampada porque, además de reflejar fiel y directamente todo lo que allí se está realizando en beneficio no solo de la vecindad sino de todo el que llega en busca de apoyo y esperanza -sea de donde sea- viene a ser un buen varapalo a las autoridades municipales que teniendo la
    obligación de escuchar y atender a la ciudadanía y resolver sus problemas, especialmente a los más necesitados, sin embargo la ignoran y, peor aún, ponen toda clase de trabas a aquellos que tratan de buscar una solución.
    Apoyemos y ayudemos todo lo que podamos a la Acampada Dignidad. ¡Adelante, Rey Heredia!

    ResponderEliminar
  2. Estupenda entrada, que esta vez nos remite a las palabras de Rafael Juan y Rosa Pineda, portavoces de la Acampada Dignidad. Verdaderamente nos hace ver cómo la unión, la lucha pacífica y el trabajo de un colectivo de personas ayudan a muchísima gente a vivir con dignidad, y dan una gran lección a los poderes públicos, que a veces incluso les ponen trabas a la realización de su labor. Enhorabuena para la Acampada Dignidad y el Centro Social Rey Heredia. Mucho ánimo a todos. ¡Juntos se puede!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era necesario insistir en recordar lo que está ocurriendo en el Rey Heredia. Conviene no olvidar que, lo que deberían estar haciendo los representantes de la ciudadanía, lo está haciendo el propio pueblo, que se ha convertido en sujeto de la verdadera política social. Lo repudiable es que sean los responsables políticos los que obstruyan el intento liberalizador de la gente más perjudicada por la acción inhumana de los gobernantes. Es lamentable que los votantes no lo entiendan y sigan creyendo los discursos engañosos que ocultan la realidad del país.

      Eliminar