28 oct. 2013

La luz al final del túnel

¡Estamos saliendo de la crisis! ¿Hay pruebas de ello? El ministro Montoro dice que sí: sube la bolsa, baja la prima de riesgo, se está dando un crecimiento neto de las exportaciones, crece levemente el PIB (0,1 %), el banquero Botín dice que está empezando a entrar mucho dinero a España, los bancos obtienen envidiables beneficios… Podría parecer que con estos datos España está superando la fase de recesión y con ello se empieza a remontar la crisis; que se ve la luz al final del túnel.

Pero hay un dato inapelable que se impone tozudamente: En España con la crisis hay más ricos y su riqueza ha aumentado un 20 %; mientras que la población pobre sobrepasa el 25 %, con más de tres millones de pobres severos. La juventud es el principal sector de la población que acapara la tasa más alta de paro (roza el 60 %). Eso significa que el crecimiento futuro del país, respecto de los ciudadanos, sufrirá un retroceso importante desde el punto de vista económico, pero también científico, social, cultural y moral. Este país desmoralizado y sin rumbo camina hacia la distopía, un “mal futuro”.

Ante este panorama, y la insistente propaganda del Gobierno de que España está saliendo de la crisis, hay quien se pregunta con ironía: Muy bien, España está saliendo de la crisis, pero ¿cuándo vamos a salir los españoles? Como el asunto no está para bromas, expongamos algunas ideas extraídas de opiniones de economistas que no pretendan ocultar de forma interesada la realidad.

Para empezar digamos que la deuda pública española está a punto de alcanzar el 100 por 100 del PIB, es decir un billón de euros (por no hablar de la deuda privada que casi duplica a la del Estado). ¿Cómo se está pagando la deuda pública? Pues, como la política de Bruselas exige un control riguroso del déficit (agravado por el saqueo que supone  convertir en deuda pública la deuda privada de la banca  ¾mucho mayor de lo que oficialmente se publica¾ y de otras empresas), deciden reducir el gasto, en lugar de aumentar los ingresos, y ahorrar el dinero recortando en sanidad, en educación, en dependencia, en pensiones, en sueldos, en múltiples servicios sociales… Es decir que del bolsillo del sufrido ciudadano vuela el dinero a las cajas fuertes de los ricos acreedores, que pertenecen a la poderosa clase alta. ¡Menos mal que estamos saliendo de la crisis!

Sigamos el análisis. El crecimiento neto de las exportaciones no se debe al mérito exclusivo de la actividad de las empresas exportadoras: la caída del consumo interno, por un lado, inhibe a las empresas de invertir en renovar su equipamiento, con lo que decae la importación de materias primas y bienes de equipo, y por otro, hace que se busquen mercados en países en desarrollo para vender unos productos con poco valor añadido. El resultado es una balanza exterior ligeramente positiva porque cae la importación, así que no se debe a una deseable recuperación de la actividad económica. Lo prudente es considerar que el aparente crecimiento actual más se debe a un momento coyuntural que al cambio estructural del modelo productivo, por el que se está haciendo bien poco, por no decir nada. Más bien parece que estemos esperando a que algún país haga de locomotora y nos empuje hacia la salida del túnel.

Y nos plantamos de frente ante el gran problema crónico de nuestro país: el paro, del que ya se ha hablado. Es engañoso hablar de recuperación con las cifras de paro que nos asfixian. Pero llega hasta la burla asegurar que recortando los salarios se va a aumentar el empleo. Eso aumenta la competividad, dicen, las empresas venden sus productos a mejor precio y mantienen el empleo. Tras el golpe mortal que causa a la economía real el reducir el déficit a costa de los debilitados ciudadanos, no se quiere tener en cuenta otras medidas más justas: la competitividad también aumenta si se reduce el reparto de beneficios de los empresarios, si se compite en calidad, si se mejora la estructura productiva. Pero además, si se recortan los salarios, el consumo interno cae. Sí, claro, la solución está en vender fuera, pero eso, ya lo hemos tratado, no hará milagros. Lo que sí se está consiguiendo es que ya no sea necesario deslocalizar más empresas. Las condiciones laborales se han depreciado tanto que multinacionales se están empezando a instalar en España, como hasta ahora se ha venido haciendo en los países del este. Así Botín pudo decir con entusiasmo que está entrando mucho dinero en España. Claro, atraído por gangas a precio de saldo, no solo de empresas sino de inmuebles e instalaciones públicas y privadas.

Nos podemos ya preguntar ¿cuál es la solución? Como ya sabemos, hay dinero. Lo que ocurre es que ha cambiado de manos. La única solución es que se aplique una justa política de redistribución de esa riqueza activando la economía, concediendo salarios justos y restaurando los derechos sociales arrebatados con el pretexto de la crisis. Esto solo se puede hacer obteniendo el dinero de donde se ha ido acumulando: capitales evadidos, economía sumergida de gran calado, y aplicando impuestos progresivos a las grandes empresas, a los grandes patrimonios y a las sociedades especulativas.

¿Están los partidos políticos y los sucesivos gobiernos, incluidos los de la antidemocrática Unión Europea, dispuestos a cambiar de política? Han demostrado que, con el apoyo de la troica, sus políticas neoliberales tienen un objetivo: conseguir el debilitamiento de los estados democráticos en beneficio del poder económico: la denominada plutonomía o plutocracia.

¿Dónde están los ciudadanos? El pueblo, que, ateniéndonos a la etimología de la palabra democracia (poder del pueblo), es quien debería ostentar el poder legítimo para cambiar la orientación de esta política cuyos efectos colaterales la asemejan a un genocidio de la clase baja. Pero el pueblo parece estar alienado, desunido, intimidado, incluso aliado con el poder establecido por culpa de la propaganda que impone la cultura política hegemónica.

Finalmente nos tenemos que preguntar: ¿Es posible conseguir la unión de una mayoría amplia para parar el tren que nos viene de frente proyectando esa engañosa luz que alguien cree ver como el final del túnel?


Sobre algunos de los contenidos de esta entrada se puede leer un interesante artículo del economista Alberto Garzón del que proceden los elocuentes gráficos adjuntos. Picar aquí.

6 comentarios:

  1. Extraordinaria entrada que aportando, como siempre, valiosos e inapelables datos, desmonta la afirmación del gobierno de que estamos saliendo de la crisis y que hay luz al final de túnel.
    Estas falacias y medias verdades del gobierno (las medias verdades acaban siendo mentiras) terminan calando en gran parte del pueblo que las asume como una realidad, sin más. “Objetivo cumplido”.
    Pero, ¿cómo se puede hablar de salida de la crisis cuando se estima que en 2025 uno de cada tres nuevos pobres será español?
    Mientras, en los años de mayor dureza y recortes, han surgido 47000 nuevos millonarios y el capital de los ricos ha ido en aumento. Posiblemente, se refiera el gobierno a ellos con tal afirmación.
    ¿Cómo se puede hablar de salida de la crisis con la tremenda tasa de paro existente?
    ¿Y los jóvenes? La OMS ha alertado a España de estar en una situación de emergencia sanitaria por el elevado paro juvenil y le insta a tomar medidas para solucionarlo, pues dicho paro aumenta las enfermedades físicas, mentales y el suicidio (2ª causa de muerte entre los jóvenes, pero no salen a la luz por la hipocresía de la sociedad que no lo revela).
    A aquellas personas que se dejan llevar por los engañosos “cantos de sirena” del gobierno, las incito a oír o leer las palabras del Presidente del Eurogrupo en su reciente visita a España. Decía que hay que trabajar más tiempo y más duro. ¿Es esto salir de la crisis?
    También dijo que él no se atrevería a recomendarlo en su país (Holanda), pero que no hay otro remedio.
    Entre otras cosas me pregunto: ¿por qué no se atreve a decirlo en su país? ¿Es porque los españoles estamos siendo utilizados como cobayas para experimentar cuánto somos capaces de aguantar en el desmantelamiento de unos derechos básicos conquistados, mientras los ricos se “superenriquecen” a nuestra costa?
    ¿Es porque suponen, ya de antemano, que seremos incapaces de unirnos en la defensa de estos derechos y el logro de un orden social más justo y permaneceremos indolentes ante tanta tropelía?
    Sea cual fuere la razón, no podemos claudicar. ¡Tenemos que unirnos! para conseguir una sociedad más humana; está en juego nuestra dignidad, salud, educación y la propia subsistencia porque esa luz en el túnel, que resulta ser un tren, es el tren en el que van subidos los ricos a quienes no les importa llevarse por delante lo que sea y a quien sea con tal de ver aumentar sus beneficios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mi nombre es ismael les dejo mi experiencia

      Eliminar
  2. ¡Me encanta esta entrada!
    Resulta muy interesante esta cuestión que se plantea: ¿quiénes están saliendo de la crisis? Porque los ricos son cada vez más ricos y los pobres más pobres...
    Solo si nos unimos y desenmascaramos de una vez tanta mentira, podremos empezar a ver de verdad la luz al final del túnel. ¡Ánimo, porque juntos y juntas podemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os agradezco a ambas vuestros comentarios, tan ilustrados, precisos y entusiastas. A ver cuándo os decidís a dar un paso más allá y preparáis una entrada para este, que es vuestro blog.

      Eliminar
    2. hola mi nombre es ismael les dejo mi experiencia

      Eliminar
  3. hoy encontre una imagen sobre el tunel de la muerte y en realidad en mi experiencia se parece a lo que yo vi el tunel que yo vi tiene el piso recto las paredes se ven en tonalidades de grises como si hubiesen pasado una bocha grande pintado a rayas de diferentes tonos la luz en la otra punta es blanca, al dirigirme flotando a unos pocos centimetros del suelo se siente estar en paz y un poco frio, esto me paso hace ocho años en un momento dificil de mi vida yo estaba un poco depresivo por la separacion y por no tener trabajo, me recoste y un sueño repentino me llevo a soñar. Hace mucho cuando tenia 22 años sufri la perdida de mi abuela ella dejo este mundo a los 66 años en mi dolor y creyendo en dios le pedi que la lleve con el a su cielo, le pedi que me mostrace que estaba con el, a mis trita me separe esa tarde agustiado me acoste de repente el sueño me desvanecio entre en ese tunel ya mensionado y fui hasta la luz al llegar al fin del tunel vi un hermosisimo paisaje con flores, mariposas un rio de aguas cristalinas tanto que recuerdo haber visto los peces de colores, montañas de fondo con arboles y nieve en sus puntas, un cielo extremadamente celeste y a mi derecha un circulo blanco con barandas y columnitas blancas, un banco de material blanco y en el una mujer de 18 años con el pelo largo negro hasta su cintura durmiendo en el , la tunica blanca le llevaba hasta los tobillos, camine medio circulo por fuera de esa base hasta una escalera, subi y entre en el , a un metro de llegar a esa mujer la misma se sento y se paro frente mio, me dijo "HOLA MIJO" solo una persona me decia asi, mire sus ojos y las lineas de su rostro no podia creer que estaba biendo a mi abuela joven... yo conocia a mi abuela con pelo corto y canoso grande de edad, nunca habia visto su juventud... ella me abrazo y me dijo aca estoy bien, feliz con mis plantas mis cosas, estoy contenta... pero usted tiene que volver. fui hasta la boca del tunel llorando viendo como se sonrria de costado mi abuela, desperte llorando senti como empesaba a respirar y mi corazon volvia muy suave a latir. ese atardecer fui a la casa de mi mama ella estaba con mis dos tias tina y nilda una de ellas al escuchar fue a su casa y trajo una foto de mi abuela joven con nilda la mayor de las hermana de mi vieja cuando era bebe, si esa mujer joven era mi abuela su rostro y el pelo eran los mismos, al otro dia fui a lo de mi abuelo le conte lodel tunel ya que el estubo 5minutos clinicamente muerto cuando tubo una operacion, el vio lo mismo y lagrimiando me dijo es sierto cuando LA BERTA era joven tenia el pelo asi largo hasta debajo de la cola

    ResponderEliminar